miércoles, 13 de junio de 2012

Súbete, que vamos a reciclar!


Somos animales de costumbres, y como tales, seguimos siempre la misma rutina.

De casa al trabajo y del trabajo a casa (afortunadamente, tengo ambas cosas), la casa, los niños, con sus exámenes finales, etc... ¿qué te puedo contar a tí, que arañas de tu tiempo para visitar mi blog?

Pues como tenemos esta rutina que a veces resulta monótona, compramos en los mismos lugares, el que nos coge de camino a casa, y siempre nos llevamos esa bolsita plástica de la que renegamos cuando, hartos de reunirlas, las tiramos a la basura.

Y luego cuando la necesitamos realmente nunca la tenemos.

Pues con seis de esas bolsitas, he confeccionado este neceser. Con seis, si con seis. Con una plancha, papel encerado y cosiendo.

No es que yo quiera hacer publicidad, que podía haber utilizado sólo una parte de las bolsas, la lisa, para hacerlo; sino porque será un obsequio para la propietaria del Estanco Castro, al que mi marido va casi a diario.

Espero que le guste, porque le durará muchos años.
Puede que se rompa por las costuras, pero el plástico es casi indestructible (según muchos estudios ecológicos, que no lo digo yo).

Por eso, ésta es una manera de reutilizar todo el plástico que tenemos en nuestras casas, que acumulamos, y que no sabemos qué hacer con él.

Por supuesto, se puede elaborar muchísimo más, con cremalleras, con bolsillos, más grande, más pequeño.

Por el momento, mis compañeras de trabajo, que quedaron encantadas cuando lo vieron, se apuntan al reciclaje. Unas para un neceser de cosméticos, otras para la playa, otras como bolso de mano,...

Súbete, que vamos a reciclar!

Besitos Dulces.

1 comentario:

Reyes "El telar de mi abuela" dijo...

Tienes toda la razón del mundo!!!!
Te ha quedado estupendo!!
Besitos guapa.