martes, 31 de mayo de 2011

Algunas ideas nuevas

Quería probar algunas ideas de los libros de mi gran inspiradora en el fimo, Donna Kato, de la que he conseguido hasta bajarme un video.
Así que me puse en marcha este lunes y éste es el resultado.


  • En uno de ellos, el diseño de Donna Kato, se imita la baquelita, para confeccionar una pulsera.

Con un paquete de fimo negro, pasado repetidas veces por la máquina de pasta, (en la posición más gruesa no es suficiente), se dobla para que sea más consistente, se corta una tira como de 3 cm de ancho y se pone alrededor de un bote de cristal (de los de conservas), para obtener la forma circular. Luego se recorta otro trozo un poco más ancho, pero sin doblar la pasta, y se le hacen los cortes con el dibujo que elijas. Se coloca sobre el otro trozo y se afina bien por los bordes.
Añado ésto, porque yo no lo hice y se nota la unión de los dos trozos. Con un punzón, se hace el relieve en el interior de los dibujos, para que destaquen un poco más. Se hornea durante 30 minutos a temperatura 110ºC. Se lija repetidas veces, con lijas de agua de 400, 600, 800 y 1.000 granos, para que quede muy suave, y luego se pule. Todo ésto era para probar mi nueva adquisición, la Dremel, con la que pulí la pulsera. Aunque algunos de los accesorios creo que nunca los utilizaré, confeccioné con tela vaquera usada un artilugio para pulir las piezas de fimo, y el resultado está bastante bien.


            • El otro modelo es un brazalete con relieves que vi en algún video de internet, no es de Donna Kato, aunque no dudo que ella también lo haya hecho.
Con un paquete de fimo negro que se pasa repetidas veces por la máquina de pasta, se confecciona una tira doble en la posición más gruesa, del tamaño del sello que vayas a utilizar. Se pone el sello y se pasa el rodillo haciendo un poco de presión para que se vea el relieve y se recortan los cuadrados. Se le pasa los alfileres en cada extremo, de lado a lado para luego poder meterle el hilo de silicona. Como el ancho no era suficiente para el brazalete, hice también unas cuentas chatas en color cobre. Se cuece todo en el horno 30 minutos a 110º C y una vez frío, se le pasa con el dedo manchado en pintura acrílica color cobre y bronce, mezclados pero no del todo, sobre el relieve. Luego se barniza y se le introduce el hilo de silicona por cada uno de los lados, anudándolo. Ya ven el resultado. No ha quedado del todo mal.
No obstante, la semana anterior, había cofeccionado collares, pendientes y pulseras, pero no había tenido ocasión para subirlas, así que ahí van las imágenes.

Espero que os haya servido para animaros a comenzar a utilizar este material, que tiene tan variopintas formas de utilizarse.

Una vez más, agradecer la compañía que me hacen.

3 comentarios:

Mª Reyes dijo...

Las pulseras magníficas, y que te voy a decir de la explicacion...Me encanta. Besos

Reyes "El telar de mi abuela". dijo...

Madre mía...en esto eres una artista.
Besitos cariñosos desde un lugar muy cerca de ti.

Kanpala's Art dijo...

Muy lindas las pulseras y de los conjuntos na que decir....mas, mas, queremos ver mas.
Besicos.